lunes, 23 de julio de 2012

ASOMBRO

En Sipaña Alférez encontró sosiego. 
No sin antes maniatar costumbres. 
Pues libre debía sentirse. 
Se encaballó y enlargó hacia su destino. 


Arribó tranquilo y ensonrisado. 
Ya con su frente besada por la boca compañera 
respiró aliviado. 


Y olvidó quién era, 
que hacía,
y hasta el color de sus zapatos. 
Y volvió a sorprenderse.

2 comentarios:

  1. Muy bueno el blog, te dejo el mio

    http://cordurainsana.blogspot.com.ar/

    Nos leemos, saludos.

    ResponderEliminar